Autor Tema: Historias reflexivas y frases inolvidables  (Leído 26534 veces)

Desconectado nea

  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2539
  • Friki Puntos 0
Historias reflexivas y frases inolvidables
« en: Enero 21, 2010, 12:18:26 am »
puesto que creo que es más filosófico, he querido abrir esto porque tengo muchos relatos algunos escritos por mi, otros encontrados por el mundo de la red que me gustaria compartir con vosotros, creo que su sitio tendria que ser especial y por ello creo que como se pueden tomar con varia filosofia podria estar aquí, pero si se cambia no hay problema, lo he puesto algo orientativo.

El primer relato me lo han enviado y es muy bonito:

Un día la profesora preguntó a su clase.

"¿Que es el Amor?"

A lo que un niño levatando la mano dijo:

"Amor es cuando mis padres no se pelean y se dan carinyo"

La profesora buscando respuestas más hondas volvió a peguntar:

"¿Cómo sabéis que el Amor existe sinunca lo habéis vivido?"

Toda la clase quedó en silencio...

Pedro,el más pequeño de la clase levantó tímidamente la mano y dijo:

"Mi madre dice que el Amor es como el azúcar en la leche que me hace todas las mañanas, yo no veo el azúcar que está dentro de la taza mezclada con la leche, pero si no la hecha, no tendria sabor...

...El Amor existe, está siempre en medio de nosotros sólo que no lo vemos, pero si no existiera, nuestra vida, quedaría sin sabor"

La profesora sonrió y dijo:

"Muy bien Pedro...

...Os enseño muchas cosas, pero hoy TU me has enseñado algo más profundo que todo lo que yo sabía...

...Ahora se que el Amor es el azúcar que está en todos los días endulzando nuestra vida."

Le dio un beso y salió emocionada.




La sabiduria no está en el conocimiento, sino en la viencia de nuestras vidas.

Teorias existen muchas, pero dulzura como la del Amor, pocas






¡NO TE OLVIDES DE ECHAR AZÚCAR A TU VIDA!

Desconectado Banryu

  • Soldado Veterano
  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2648
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #1 en: Enero 21, 2010, 12:20:04 am »

Desconectado nea

  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2539
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #2 en: Enero 21, 2010, 12:24:55 am »
Las frases filosóficas:


Un individuo con un reloj sabe que hora es;

Un individuo con dos relojes nunca está seguro de la hora correcta.



No veas donde caíste;

Mejor precisa con que te resbalaste.



Aprecia tu vida a través de tu vidrio frontal;

No por tu espejo retrovisor.



Las personas dudarán de lo que dices;

Más te creerán por lo que haces.



Nunca des explicaciones...

Tus amigos no las necesitan;

Y tus enemigos no te creerán.



El tiempo perdido que disfrutaste...

...no fue tiempo perdido.



Valor no es la ausencia de miedo;

Más bien es la habilidad para enfrentarse al miedo.



Tienes que tener tu propio crecimiento...

...No importa que tan altos sean tus padres.





La mejor manera de precercir tu futuro...



es CREÁNDOLO


----------------------------------------------------------------------



para no hacer otro mensaje, Banryu... estas llamando pastel?? XDDD porque lo dices?? XDDD

Bueno, no es novedad vivuendo de mi no?^^

« última modificación: Enero 21, 2010, 12:26:40 am por nea »

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #3 en: Enero 21, 2010, 12:58:10 am »
Es que ciertamente la primera es pastelosa, empalgosa incluso.
Las demas estan muy bien^^
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado nea

  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2539
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #4 en: Enero 21, 2010, 07:35:02 am »
Bueno, lo único que querí emfatizar en ella era la métafora del Amor siendoazúcar y como no lo he escrito yo si no que me mandaron el texto, tampoco oidía hacer mucho, cuando escriba uno mio lo pongo en grande, made in Nea XD

Desconectado Aragon

  • Enano Borracho
  • *
  • Mensajes: 56
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #5 en: Febrero 23, 2010, 01:00:03 am »
Yo personalmente los dos post me gustan, es verdad que el tema del amor da un royo barbi, i mas en la sociedad donde vivimos vendiendo valores paternalista i idealista, que en la cruda realidad, brillan en su ausencia, pero vivir sin amor es como morir en un ataud, te lo digo de buena tinta. La gracia del amor es que es inato en los seres vivos mas o menos complejos, es lo que da significado en la vida, poder relacionarse, compartir, es una forma atea de reivindicacion humana, nos une a los demas mediante el recuerdo de nuestros allegados. Piensa sino porque el nihlismo, provoca en la gran mayoria de sus seguidores el suicidio, porque an renegado de lo que les hace ser humanos, su naruraleza carece de sentido.
Pero los otros molan por su brebedad i trascendencia, palabras claras i directas, ha hora mirare mas el retrovisor frontal, que antes XD.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #6 en: Febrero 23, 2010, 12:12:34 pm »
Ante la Ley hay un guardián. Hasta ese guardián llega un campesino y le ruega que le permita
entrar a la Ley. Pero el guardián responde que en ese momento no le puede franquear el acceso. El
hombre reflexiona y luego pregunta si es que podrá entrar más tarde.
—Es posible —dice el guardián—, pero ahora, no.
Las puertas de la Ley están abiertas, como siempre, y el guardián se ha hecho a un lado, de
modo que el hombre se inclina para atisbar el interior. Cuando el guardián lo advierte, ríe y dice:
—Si tanto te atrae, intenta entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda esto: yo soy poderoso.
Y yo soy sólo el último de los guardianes. De sala en sala irás encontrando guardianes cada vez más
poderosos. Ni siquiera yo puedo soportar la sola vista del tercero.
El campesino no había previsto semejantes dificultades. Después de todo, la Ley debería ser
accesible a todos y en todo momento, piensa. Pero cuando mira con más detenimiento al guardián, con
su largo abrigo de pieles, su gran nariz puntiaguda, la larga y negra barba de tártaro, se decide a esperar
hasta que él le conceda el permiso para entrar. El guardián le da un banquillo y le permite sentarse al
lado de la puerta. Allí permanece el hombre días y años. Muchas veces intenta entrar e importuna al
guardián con sus ruegos. El guardián le formula, con frecuencia, pequeños interrogatorios. Le pregunta
acerca de su terruño y de muchas otras cosas; pero son preguntas indiferentes, como las de los grandes
señores, y al final le repite siempre que aún no lo puede dejar entrar. El hombre, que estaba bien provisto
para el viaje, invierte todo —hasta lo más valioso— en sobornar al guardián. Este acepta todo, pero
siempre repite lo mismo:
—Lo acepto para que no creas que has omitido algún esfuerzo.
Durante todos esos años, el hombre observa ininterrumpidamente al guardián. Olvida a todos los
demás guardianes y aquél le parece ser el único obstáculo que se opone a su acceso a la Ley. Durante
los primeros años maldice su suerte en voz alta, sin reparar en nada; cuando envejece, ya sólo murmura
como para sí. Se vuelve pueril, y como en esos años que ha consagrado al estudio del guardián ha
llegado a conocer hasta las pulgas de su cuello de pieles, también suplica a las pulgas que lo ayuden a
persuadir al guardián. Finalmente su vista se debilita y ya no sabe si en la realidad está oscureciendo a
su alrededor o si lo engañan los ojos. Pero en aquellas penumbras descubre un resplandor inextinguible
que emerge de las puertas de la Ley. Ya no le resta mucha vida. Antes de morir resume todas las
experiencias de aquellos años en una pregunta, que nunca había formulado al guardián. Le hace una
seña para que se aproxime, pues su cuerpo rígido ya no le permite incorporarse.
El guardián se ve obligado a inclinarse mucho, porque las diferencias de estatura se han
acentuado señaladamente con el tiempo, en desmedro del campesino.
—¿Qué quieres saber ahora? –pregunta el guardián—. Eres insaciable.
—Todos buscan la Ley –dice el hombre—. ¿Y cómo es que en todos los años que llevo aquí,
nadie más que yo ha solicitado permiso para llegar a ella?
El guardián comprende que el hombre está a punto de expirar y le grita, para que sus oídos
debilitados perciban las palabras.
—Nadie más podía entrar por aquí, porque esta entrada estaba destinada a ti solamente. Ahora
cerraré.

Franz Kafka, Cuentos, Ante la ley.
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado Aragon

  • Enano Borracho
  • *
  • Mensajes: 56
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #7 en: Febrero 24, 2010, 03:00:38 pm »
Muy guapa la historia, una moraleja sobre como las cosas ocurren, no por caprichos, sino no por una sincera busqueda, la espera solo es una prueva mas. En la mistica ocurre cosas parecidas siempre, la relacion alumno maestro, se vasa en eso alumno impetuoso que se quiere saltar toda la etapa del aprendizage i el maestro paciente reprime su potencial, que lleva a la confrontacion pero si hay sinceridad mutua en tre las dos personas, todo se supera. Por otro lado  en la vida ocurre lo mismo, la vida es la espera i la muerte la puerta que esperas que se habra, la respuesta que buscas no es el saver ansoluto, mas bien si estas preparado para pasar la nueva puerta i asimilar las respuesta que buscas, todo reside en lo que as aprendido en  el periodo de espera para aceptar las nuevas metas de la realidad, palabras immortales como justicia, verdad, el sentido de la vida, la creacion, solo cobran forma cuando la muerte nos roba la vida i en ese momento sabremos si estamos preparados para una nueva existencia.

Desconectado nea

  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2539
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #8 en: Febrero 24, 2010, 09:07:54 pm »
La verdad me ha gustado mucho, y estoy completamente de acuerdo con Aragon, así que poco más puedo añadir, pero si pondré un texto que leí por primera vez cuando tenia 12 años y pensando en cada persona me puse a llorar, no es qu el texto sea triste pero a veces si lo son los recuerdos. Espero que os guste tanto como a mi, o si mas no, que lo disfrutéis :)

el árbol de los amigos

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
mas otras apenas vemos entre un paso y otro.
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
que nos muestra lo que es la vida.
Después vienen los amigos hermanos,
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos,
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.
A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón.
Son sinceros, son verdaderos.
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón
y entonces es llamado un amigo enamorado.
Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.
Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo,
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,
durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.
Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que no nos dejarán nada.
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #9 en: Febrero 24, 2010, 09:55:59 pm »
Bonita forma de ver el paso por la vida, aqui os dejo otra del maestro Kafka.


"El Emperador, tal va una parábola, os ha mandado, humilde sujeto, quien sois la insignificante
sombra arrinconándose en la más recóndita distancia del sol imperial, un mensaje; el Emperador desde
su lecho de muerte os ha mandado un mensaje para vos únicamente. Ha comandado al mensajero a
arrodillarse junto a la cama, y ha susurrado el mensaje; ha puesto tanta importancia al mensaje, que ha
ordenado al mensajero se lo repita en el oído. Luego, con un movimiento de cabeza, ha confirmado estar
correcto. Sí, ante los congregados espectadores de su muerte —toda pared obstructora ha sido tumbada,
y en las espaciosas y colosalmente altas escaleras están en un círculo los grandes príncipes del
Imperio— ante todos ellos, él ha mandado su mensaje. El mensajero inmediatamente embarca su viaje;
un poderoso, infatigable hombre; ahora empujando con su brazo diestro, ahora con el siniestro, taja un
camino a través de la multitud; si encuentra resistencia, apunta a su pecho, donde el símbolo del sol
repica de luz; al contrario de otro hombre cualquiera, su camino así se le facilita. Mas las multitudes son
tan vastas; sus números no tienen fin. Si tan sólo pudiera alcanzar los amplios campos, cuán rápido él
volaría, y pronto, sin duda alguna, escucharías el bienvenido martilleo de sus puños en tu puerta. Pero,
en vez, cómo vanamente gasta sus fuerzas; aún todavía traza su camino tras las cámaras del profundo
interior del palacio; nunca llegará al final de ellas; y si lo lograra, nada se lograría en ello; él debe, tras
aquello, luchar durante su camino hacia abajo por las escaleras; y si lo lograra, nada se lograría en ello;
todavía tiene que cruzar las cortes; y tras las cortes, el segundo palacio externo; y una vez más, más
escaleras y cortes; y de nuevo otro palacio; y así por miles de años; y por si al fin llegara a lanzarse
afuera, tras la última puerta del último palacio —pero nunca, nunca podría llegar eso a suceder—, la
capital imperial, centro del mundo, caería ante él, apretada a explotar con sus propios sedimientos. Nadie
podría luchar y salir de ahí, ni siquiera con el mensaje de un hombre muerto. Mas os sentáis tras la
ventana, al caer la noche, y os lo imagináis, en sueños.
1
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado Aragon

  • Enano Borracho
  • *
  • Mensajes: 56
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #10 en: Febrero 26, 2010, 10:06:17 pm »
Me dejais flipado, jod*r que nivel, yo nunca he leido cosas  asi, kazca lo conozco pero nunca he leido de el, si no fuera por ti, i nea para mi ese poema, o escrito, es mas que la vida, lo que me gusta de las palabras es como cautivan hi inspiran, me recuerda a pablo neruda, cuando en la guerra civil dijo, que en la guerra civil sus arma no seria el fusil, sino los versos que compondria para derotar al dicatador.
Considero que el hombre es increible en su afan de dar vida a todo lo que crea, de espresar aquello que anida en su corazon, a mi me gusta escribir para desnudar mi alma, pàra entablar una confrontacion dialectica conmigo i el mundo, poder imaginar como me ven, en que no soy perfecto y  soy criticado, poder justificarme, exaltar mi virtud como humano, justificar actos no aceptados, lo que busco no es la aprovacion, ¿que aprovacion hay en uno mismo?,  es como la batalla dialectica que tuvo luk en la guerra de las galacxias, con su lado darveider (en su aprendizage con yoda) creo y no equivocarme en eso. Todo ser humano tiene ese conflicto, aunque no lo admitamos aviertamente conocemos nuestros defectos, somos conscientes de ellos, pero aveces es dificil conciliar, i doy gracias a dios, por tener una vida donde puedo confrontar mi lado oscuro, tener la oportunidad de efrontar, no por arepentimiento, no por arrogancia, sino humildad, humiladad ante ti mismo, donde anida tu ego mas oscuro, deseoseo de tomar el control: cuando paseas, cuando miras, cuando hablas el esta ha hi al acecho acultado entre palabras, entre deseos, gestes fugacez. Pero tienes la oportunidad y lo mejor nunca pierdes, como dijo jesus, dios perdona al impuro arrepentido, da igual que hayas hecho, da igual los horrores que as vivido y hecho, tu alma es immortal y impedecedera, en ella anida todo aquello que vales, aunque estes en la cuspide de la corrupcion, siempre siempre hay el perdon, si te arepientes de corazon.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #11 en: Febrero 26, 2010, 11:43:09 pm »
Te entiendo bastante bien, en lo unico que difiero de ti es que a mi no me va lo de escribir, me gusta mas leerme los libros y una vez echo eso si acaso discutir o reflexionar verbalmente o para mi mismo. De Kafka tengo dos mas uno es bastante largo pero es muy bueno, voy a ponerlos.
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #12 en: Febrero 26, 2010, 11:46:13 pm »
El artista del hambre
En los últimos decenios, el interés por los ayunadores ha disminuido muchísimo. Antes era
un buen negocio organizar grandes exhibiciones de este género como espectáculo
independiente, cosa que hoy. en cambio, es imposible del todo. Eran otros los tiempos.
Entonces, todo la ciudad se ocupaba del ayunador; aumentaba su interés a cada día de ayuno:
todos querían verle siquiera una vez al día; en los últimos del ayuno no faltaba quien se
estuviera días enteros sentado ante la pequeña jaula del ayunador; había, además,
exhibiciones nocturnas, cuyo efecto era realzado por medio de antorchas; en los días buenos,
se sacaba la jaula al aire libre, y era entonces cuando les mostraban el ayunador a los niños.
Para los adultos aquello solía no ser más que una broma en la que tomaban parte medio por
moda, pero los niños, cogidos de las manos por prudencia, miraban asombrados y
boquiabiertos a aquel hombre pálido. con camiseta oscura, de costillas salientes, que,
desdeñando un asiento, permanecía tendido en la paja esparcida por el suelo, y saludaba, a
veces, cortamente o respondía con forzada sonrisa a las preguntas que se le dirigían o sacaba,
quizá, un brazo por entre los hierros para hacer notar su delgadez, volviendo después a
sumirse en su propio interior, sin preocuparse de nadie ni de nada, ni siquiera de la marcha del
reloj, para él tan importante, única pieza de mobiliario que se veía en su jaula. Entonces se
quedaba mirando al vacío, delante de sí, con ojos semicerrados, y sólo de cuando en cuando
bebía en un diminuto vaso un sorbito de agua para humedecerse los labios.
Aparte de los espectadores que sin cesar se renovaban, había allí vigilantes permanentes,
designados por el público (los cuales, y no deja de ser curioso, solían ser carniceros); siempre
debían estar tres al mismo tiempo, y tenían la misión de observar día y noche al ayunador
para evitar que, por cualquier recóndito método, pudiera tomar alimento. Pero esto era sólo
una formalidad introducida para tranquilidad de las masas, pues los iniciados sabían muy bien
que el ayunador, durante el tiempo del ayuno, bajo ninguna circunstancia, ni aun a la fuerza,
tomaría la más mínima porción de alimento; el honor de su profesión se lo prohibía.
A la verdad, no todos los vigilantes eran capaces de comprender tal cosa; muchas veces
había grupos de vigilantes nocturnos que ejercían su vigilancia muy débilmente, se juntaban
adrede en cualquier rincón y allí se sumían en los lances de un juego de cartas con la
manifiesta intención de otorgar al ayunador un pequeño respiro, durante el cual, a su modo de
ver, podría sacar secretas provisiones, no se sabía de dónde. Nada atormentaba tanto al
ayunador como tales vigilantes; le atribulaban; le hacían espantosamente difícil su ayuno. A
veces, sobreponíase a su debilidad y cantaba durante todo el tiempo que duraba aquella
guardia, mientras le quedaba aliento, para mostrar a aquellas gentes la injusticia de sus
sospechas. Pero de poco le servía, porque entonces se admiraban de su habilidad que hasta
permitía comer mientras cantaba.
Muy preferibles eran, para él, los vigilantes que se pegaban a las rejas, y que, no
contentándose con la turbia iluminación nocturna de la sala, le lanzaban a cada momento el
rayo de las lámparas eléctricas de bolsillo que ponía a su disposición el empresario. La luz
cruda no le molestaba; en general no llegaba a dormir, pero quedar transpuesto un poco podía
hacerlo con cualquier luz, a cualquier hora y hasta con la sola llena de una estrepitosa
muchedumbre. Estaba siembre dispuesto a pasar toda la noche en vela con tales vigilantes;
estaba dispuesto a bromear con ellos, a contarles historias de su vida vagabunda y a oír, en
cambio, las suyas, sólo para mantenerse despierto, para poder mostrarles de nuevo que no
tenía en la jaula nada comestible y que soportaba el hambre como no podría hacerlo ninguno
de ellos.
Pero cuando se sentía más dichoso era al llegar la mañana, y, por su cuenta, les era servido
a los vigilantes un abundante desayuno, sobre el cual se arrojaban con el apetito de hombres
robustos que han pasado una noche de trabajosa vigilia. Cierto que no faltaban gentes que
quisieran ver en este desayuno un grosero soborno de los vigilantes, pero la cosa seguía
haciéndose, y si se les preguntaba si querían tomar a su cargo, sin desayuno, la guardia
nocturna, no renunciaban a él, pero conservaban siempre sus sospechas.
Pero éstas pertenecían ya a las sospechas inherentes a la profesión del ayunador. Nadie
estaba en situación de poder pasar, ininterrumpidamente, días y noches como vigilante junto
al ayunador; nadie, por tanto, podía saber por experiencia propia si realmente había ayunado
sin interrupción y sin falta; sólo el ayunador podía saberlo, ya que él era, al mismo tiempo, un
espectador de su hambre completamente satisfecho. Aunque, por otro motivo, tampoco lo
estaba nunca. Acaso no era el ayuno la causa de su enflaquecimiento, tan atroz, que muchos,
con gran pena suya, tenían que abstenerse de frecuentar las exhibiciones por no poder sufrir
su vista: tal vez su esquelética delgadez procedía de su descontento consigo mismo. Sólo él
sabía -sólo él y ninguno de sus adeptos- qué fácil cosa era el ayuno. Era la cosa más fácil del
mundo. Verdad que no lo ocultaba, pero no le creían; en el caso más favorable, le tomaban
por modesto, pero, en general. le juzgaban un reclamista, o un vil farsante para quien el
ayuno era cosa fácil porque sabía la manera de hacerlo fácil y que tenía, además, el cinismo de
dejarlo entrever. Había que aguantar todo esto y, con el curso de los años, ya se había
acostumbrado a ello; pero, en su interior, siempre le recomía ese descontento y ni una sola
ver, al fin de su ayuno -esta justicia había que hacérsela- había abandonado su jaula
voluntariamente.
El empresario había fijado cuarenta días como el plazo máximo de ayuno, más allá del cual
no le permitía ayunar ni siquiera en las capitales de primer orden. Y no dejaba de tener sus
buenas razones para ello. Según le había señalado su experiencia, durante cuarenta días,
valiéndose de toda suerte de anuncios que fueran concentrando el interés, podía quizá
aguijonearse progresivamente la curiosidad de un pueblo; mas pasado este plazo, el público se
negaba a visitarle, disminuía el crédito de que gozaba el artista del hambre. Claro que en este
punto podían observarse pequeñas diferencias según las ciudades y las naciones; pero, por
regla general, los cuarenta días eran el período de ayuno más dilatado posible. Por esta razón,
a los cuarenta días era abierta la puerta de la jaula, ornada con una guirnalda de flores; un
público entusiasmado llenaba el anfiteatro; sonaban los acordes de una banda militar; dos
médicos entraban en la jaula para medir al ayunador, según normas científicas; y el resultado
de la medición se anunciaba a la sala por medio de un altavoz; Por último, dos señoritas,
felices de haber sido elegidas para desempeñar aquel papel mediante sorteo, llegaban a la
jaula y pretendían sacar de ella al ayunador y hacerle bajar un par de peldaños para conducirle
ante una mesilla en la que estaba servida una comidita de enfermo cuidadosamente escogida.
Y en este momento, el ayunador siempre se resistía.
Cierto que colocaba voluntariamente sus huesudos brazos en las manos que las dos damas,
inclinadas sobre él, le tendían dispuestas a auxiliarle, pero no quería levantarse. ¿Por qué
suspender el ayuno precisamente entonces, a los cuarenta días? Podía resistir aún mucho
tiempo más, un tiempo ilimitado; ¿por qué cesar entonces, cuando estaba en lo mejor del
ayuno? ¿Por qué arrebatarle la gloria de seguir ayunando, y no sólo la de llegar a ser el mayor
ayunador de todos los tiempos, cosa que probablemente ya lo era, sino también la de
sobrepujarse a sí mismo hasta lo inconcebible, pues no sentía límite alguno a su capacidad de
ayunar? ¿Por qué aquella gente que fingía admirarlo tenía tan poca paciencia con él? Si aún
podía seguir ayunando, ¿por qué no querían permitírselo? Además, estaba cansado; se hallaba
muy a gusto tendido en la paja, y ahora tenía que ponerse de pie cuan largo era, y acercarse a
una comida, cuando con sólo pensar en ella sentía náuseas que contenía difícilmente por
respeto a las damas.
Y alzaba la vista para mirar los ojos de las señoritas, en apariencia tan amables, en realidad
tan crueles, y movía después negativamente, sobre su débil cuello, la cabeza, que le pesaba
como si fuese de plomo. Pero entonces ocurría lo de siempre; ocurría que se acercaba el
empresario silenciosamente -con la música no se podía hablar-, alzaba los brazos sobre el
ayunador, como si invitara al cielo a contemplar el estado en que se encontraba, sobre el
montón de paja, aquel mártir digno de compasión, cosa que el pobre hombre, aunque en otro
sentido, lo era; agarraba al ayunador por la sutil cintura, tomando al hacerlo exageradas
precauciones, como si quisiera hacer creer que tenía entre las manos algo tan quebradizo
como el vidrio; y, no sin darle una disimulada sacudida, en forma que al ayunador sin poderlo
remediar, se le iban a un lado y otro las piernas y el tronco, se lo entregaba a las damas, que
se habían puesto entretanto mortalmente pálidas.
Entonces el ayunador sufría todos sus males: la cabeza le caía sobre el pecho, como si le
diera vueltas y, sin saber cómo, hubiera quedado en aquella postura; el cuerpo estaba como
vacío; las piernas, en su afán de mantenerse en pie, apretaban sus rodillas una contra otra;
los pies rascaban el suelo como sino fuera el verdadero y buscaran a éste bajo aquél; y todo el
peso del cuerpo, por lo demás muy leve, caía sobre una de las damas, la cual, buscando
auxilio, con cortado aliento -jamás se hubiera imaginado de este modo aquella misión
honorífica-, alargan, todo lo posible su cuello para librar siquiera su rostro del contacto con el
ayunador. Pero después, como lo lograba, y su compañera, más feliz que ella, no venía en su
ayuda, sino que se limitaba a llevar entre las suyas, temblorosas, el pequeño haz de huesos de
la mano del ayunador, la portadora, en medio de las divertidas carcajadas de toda la sala,
rompía a llorar y tenía que ser librada de su carga, por un criado de largo tiempo atrás
preparado para ello.
Después venía la comida, en la cual el empresario, en el semisueño del desenjaulado, más
parecido a un desmayo que a un sueño, le hacía tragar alguna cosa, en medio de una divertida
charla con que apartaba la atención de los espectadores del estado en que se hallaba el
ayunador. Después venía un brindis dirigido al público, que el empresario fingía dictado por el
ayunador; la orquesta recalcaba todo con un gran trompeteo, marchábase el público y nadie
quedaba descontento de lo que había visto; nadie, salvo el ayunador, el artista del hambre;
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #13 en: Febrero 26, 2010, 11:46:36 pm »
nadie, excepto él.
Vivió así muchos años, cortados por periódicos descansos, respetado por el mundo, en una
situación de aparente esplendor; mas, no obstante, casi siempre estaba de un humor
melancólico, que se acentuaba cada vez más, ya que no había nadie que supiera tomarle en
serio. ¿Con qué, además, podrían consolarle? ¿Qué más podía apetecer? Y si alguna vez surgía
alguien, de piadoso ánimo, que le compadecía, quería hacerle comprender que,
probablemente, su tristeza procedía del hambre, bien podía ocurrir, sobre todo si estaba ya
muy avanzado el ayuno, que el ayunador le respondiera con una explosión de furia y, con
espanto de todos, comenzara a sacudir como una fiera los hierros de la jaula. Mas para tales
casos tenía el empresario un castigo que le gustaba emplear. Disculpaba al ayunador ante el
congregado público, añadía que sólo la irritabilidad provocada por el hambre, irritabilidad
incomprensible en hombres bien alimentados, podía hacer disculpable la conducta del
ayunador. Después, tratando de este tema, para explicarlo pasaba a rebatir la afirmación del
ayunador de que le era posible ayunar mucho más tiempo del que ayunaba: alababa la noble
ambición, la buena voluntad, el gran olvido de sí mismo, que claramente se revelaban en esta
afirmación; pero enseguida procuraba echarla abajo sólo con mostrar unas fotografías, que
eran vendidas al mismo tiempo, pues en el retrato se veía al ayunador en la cama, casi muerto
de inanición; a los cuarenta días de su ayuno. Todo lo sabía muy bien el ayunador, pero era
rada vez más intolerable para él aquella enervante deformación de la verdad. ¡Presentábase
allí como causa lo que sólo era consecuencia de la precoz terminación del ayuno! Era imposible
luchar contra aquella incomprensión, contra aquel universo de estulticia. Lleno de buena fe,
escuchaba ansiosamente desde su reja las palabras del empresario; pero al aparecer las
fotografías, soltábase siempre de la reja, y sollozando, volvía a dejarse caer en la paja. El ya
calmado público podía acercarse otra vez a la jaula y examinarlo a su sabor.
Unos años más tarde, si los testigos de tales escenas volvían a acordarse de ellas, notaban
que se habían hecho incomprensibles hasta para ellos mismos. Es que mientras tanto se había
operado el famoso cambio; sobrevino casi de repente; debía haber razones profundas para
ello; pero ¿quién es capaz de hallarlas?
El caso es que cierto día, el tan mimado artista del hambre se vio abandonado por la
muchedumbre ansiosa de diversiones, que prefería otros espectáculos. El empresario recorrió
otra vez con él media Europa para ver si en algún sitio hallarían aún el antiguo interés. Todo
en vano: como por obra de un pacto, había nacido al mismo tiempo, en todas partes, una
repulsión hacia el espectáculo del hambre. Claro que, en realidad, este fenómeno no podía
haberse dado así de repente, y, meditabundos y compungidos, recordaban ahora muchas
cosas que en el tiempo de la embriaguez del triunfo no habían considerado suficientemente,
presagios no atendidos como merecían serlo. Pero ahora era demasiado tarde para intentar
algo en contra. Cierto que era indudable que alguna vez volvería a presentarse la época de los
ayunadores, pero para los ahora vivientes, eso no era consuelo.
¿Qué debía hacer, pues, el ayunador? Aquel que había sido aclamado por las multitudes, no
podía mostrarse en barracas por las ferias rurales; y para adoptar otro oficio, no sólo era el
ayunador demasiado viejo, sino que estaba físicamente enamorado del hambre. Por lo tanto,
se despidió del empresario, compañero de una carrera incomparable, y se hizo contratar en un
gran circo, sin examinar siquiera las condiciones de la contrata.
Un gran circo, con su infinidad de hombres, animales y aparatos que sin cesar se sustituyen
y se complementan unos a otros, puede, en cualquier momento, utilizar a cualquier artista,
aunque sea a un ayunador, si sus pretensiones son modestas, naturalmente. Además, en este
caso especial, no era sólo el mismo ayunador quien era contratado, sino su antiguo y famoso
nombre; y ni siquiera se podía decir, dada la singularidad de su arte, que. como al crecer la
edad mengua la capacidad, un artista veterano que ya no está en la cumbre de su poder, trata
de refugiarse en un tranquilo puesto de circo; al contrario, el ayunador aseguraba, y era
plenamente creíble, que lo mismo podía ayunar entonces que antes, y hasta aseguraba que si
le dejaban hacer su voluntad, cosa que al momento le prometieron, sería aquélla la vez en que
había de llenar al mundo de justa admiración; afirmación que provocaba una sonrisa en las
gentes del oficio, que conocían el espíritu de los tiempos, del cual, en su entusiasmo, habíase
olvidado el ayunador.
Mas, allá en su fondo, el ayunador no dejó de hacerse cargo de las circunstancias, y aceptó
sin dificultad que no fuera colocada su jaula en el centro de la pista, como número
sobresaliente , sino que se la dejara fuera, cerca de las cuadras, sitio, por lo demás, bastante
concurrido. Grandes carteles de colores chillones rodeaban la jaula y anunciaban lo que había
que admirar en ella. En los intermedios del espectáculo, cuando el público se dirigía hacia las
cuadras para ver los animales, era casi inevitable que pasaran por delante del ayunador y se
detuvieran allí un momento; acaso habrían permanecido más tiempo junto a él si no hicieran
imposible una contemplación más larga y tranquila los empujones de los que venían detrás por
el estrecho corredor y que no comprendían que se hiciera aquella parada en el camino de las
interesantes cuadras.
Por este motivo el ayunador temía aquella horade visitas que por otra parte anhelaba como
el objeto de su vida. En los primeros tiempos apenas había tenido paciencia para esperar el
momento del intermedio; había contemplado con entusiasmo la muchedumbre que se extendía
y venía hacia él hasta que, muy pronto -ni la más obstinada y casi consciente voluntad de
engañarse a sí mismo se salvaba de aquella experiencia- tuvo que convencerse de que la
mayor parte de aquella gente sin excepción, no traía otro propósito que el de visitar las
cuadras. Y siempre era lo mejor el ver aquella masa, así, desde lejos. Porque cuando llegaban
junto a su jaula, en seguida le aturdían los gritos e insultos de los dos partidos que
inmediatamente se formaban: el de los que querían verlo cómodamente (y bien pronto llegó a
ser este bando el que más apenaba al ayunador, porque se paraban, no porque les interesara
lo que tenían ante sus ojos, sino por llevar la contraria y fastidiar a los otros) y el de los que
sólo apetecían llegar lo antes posible a las cuadras. Una vez que había pasado el gran tropel,
venían los rezagados, y también éstos, en vez de quedarse mirándole cuanto tiempo les
apeteciera, pues ya era cosa no impedida por nadie, pasaban de prisa, a largo paso, apenas
concediéndole una mirada de reojo, para llegar con tiempo de ver los animales. Y era caso
insólito el de que viniera un padre de familia con sus hijos, mostrando con el dedo al ayunador
y explicando extensamente de qué se trataba y hablara de tiempos pasados. cuando había
estado él en una exhibición análoga, pero incomparablemente más lucida que aquélla, y
entonces los niños, que, a causa de su insuficiente preparación escolar y general -¿qué sabían
ellos lo que era ayunar?- seguían sin comprender lo que contemplaban, tenían un brillo en sus
inquisidores ojos, en que se traslucían futuros tiempos más piadosos. -Quizá estarían un poco
mejor las cosas -decíase a veces el ayunador- si el lugar de la exhibición no se hallase tan
cerca de las cuadras. Entonces les habría sido más fácil a las gentes elegir lo que prefirieran;
aparte de que le molestaban mucho y acababan por deprimir sus fuerzas las emanaciones de
las cuadras, la nocturna inquietud de los animales, el paso por delante de su jaula de los
sangrientos trozos de carne con que alimentaban a los animales de presa, y los rugidos y
gritos de éstos durante su comida. Pero no se atrevía a decirlo a la Dirección, pues, si bien lo
pensaba, siempre tenía que agradecer a los animales la muchedumbre de visitantes que
pasaban ante él, entre los cuales, de cuando en cuando, bien se podía encontrar alguno que
viniera especialmente a verle. Quién sabe en qué rincón le meterían, si al decir algo les
recordaba que aún vivía, y le hacía ver, en resumidas cuentas, que no venia a ser más que un
estorbo en el camino de las cuadras.
Un pequeño estorbo en todo caso, un estorbo que cada vez se hacía más diminuto. Las
gentes se iban acostumbrando a la rara manía de pretender llamar la atención como ayunador
en los tiempos actuales, y adquirido este hábito quedó ya pronunciada la sentencia de muerte
del ayunador. Podía ayunar cuanto quisiera, y así lo hacía. Pero nada podía ya salvarle, la
gente pasaba a su lado sin verle. ¿Y si intentara explicarle a alguien el arte del ayuno" A quien
no lo siente, no es posible hacérselo comprender.
Los más hermosos rótulos llegaron a ponerse sucios e ilegibles, fueron arrancados, y a nadie
se le ocurrió renovarlos. La tablilla con el número de los días transcurridos desde que había
comenzado el ayuno, que en los primeros tiempos era cuidadosamente mudada todos los días,
hacía ya mucho tiempo que era la misma, pues al cabo de algunas semanas, este pequeño
trabajo habíase hecho desagradable para el personal; y de este modo, cierto que el ayunador
'continuó ayunando, como siempre había anhelado, y que lo hacía sin molestia, tal como en
otro tiempo lo había anunciado; pero nadie contaba ya el tiempo que pasaba; nadie, ni
siquiera el mismo ayunador, sabía qué número de días de ayuno llevaba alcanzados, y su
corazón se llenaba de melancolía. Y así, cierta vez, durante aquel tiempo, en que un ocioso se
detuvo ante su jaula y se rió del viejo número de días consignado en la tablilla, pareciéndole
imposible, y habló de engañifa y de estafa, fue ésta la más estúpida mentira que pudieran
inventar la indiferencia y la malicia innata, pues no era el ayunador quien engañaba, él
trabajaba honradamente, pero era el mundo quien se engañaba en cuanto a sus
merecimientos.
Volvieron a pasar muchos días, pero llegó uno en que también aquello tuvo fin. Cierta vez,
un inspector se fijó en la jaula y preguntó a los criados por qué dejaban sin aprovechar aquella
jaula tan utilizable que sólo contenía un podrido montón de paja. Todos lo ignoraban, hasta
que, por fin, uno, al ver la tablilla del número de días, se acordó del ayunador. Removieron con
horcas la paja, y en medio de ella hallaron al ayunador. ¿Ayunas todavía? -preguntóle el
inspector-. ¿Cuándo vas a cesar de una vez?
-Perdonadme todos -musitó el ayunador, pero sólo le comprendió el inspector, que tenía el
oído pegado a la reja.
-Sin duda -dijo el inspector, poniéndose el índice en la sien para indicar con ello al personal
el estado mental del ayunador-, todos te perdonamos.
-Había deseado toda la vida que admirarais mi resistencia al hambre -dijo el ayunador.
-Y la admiramos -repúsole el inspector.
-Pero no debíais admirarla -dijo el ayunador.
-Bueno, pues entonces, no la admiraremos -repuso el inspector-; pero ¿por qué, no
debemos admirarte?
-Porque me es forzoso ayunar, no puedo evitarlo -dijo el ayunador.
-Eso ya se ve -dijo el inspector--, pero ¿por qué no puedes evitarlo?
-Porque -dijo el artista del hambre levantando un poco la cabeza y hablando en la misma
oreja del inspector para que no se perdieran sus palabras, con labios alargados como si fuera a
dar un beso-, porque no pude encontrar comida que me gustara. Si la hubiera encontrado,
puedes creerlo, no habría hecho ningún cumplido y me habría hartado como tú y como todos.
Estas fueron sus últimas palabras, pero todavía, en sus ojos quebrados, mostrábase la firme
convicción, aunque ya no orgullosa, de que seguiría ayunando.
-¡Limpien aquí! -ordenó el inspector, y enterraron al ayunador junto con la paja. Mas en la
jaula pusieron una pantera joven. Era un gran placer hasta para el más obtuso de sentidos,
ver en aquella jaula, tanto tiempo vacía, la hermosa fiera que se revolcaba y daba saltos. Nada
le faltaba. La comida, que le gustaba, traíansela sin largas cavilaciones sus guardianes. Ni
siquiera parecía añorar la libertad. Aquel noble cuerpo, provisto de todo lo necesario para
desgarrar lo que se le pusiera por delante, parecía llevar consigo la propia libertad: parecía
estar escondida en cualquier rincón de su dentadura. Y la alegría de vivir brotaba con tan
fuerte ardor de sus fauces, que no les era fácil a los espectadores poder hacerle frente. Pero se
sobreponían a su temor, se apretaban contra la jaula y en modo alguno querían apartarse de
allí.
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado nea

  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2539
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #14 en: Marzo 02, 2010, 04:12:58 pm »
Me encantan todos los textos, pero si podéis hacer espacios como este:


lalalalallalala

lallalallalaal


referidos a la separación de parágrafos mucho mejor porque con tanta letra junta me he pareado y no lo puedo leer y sinceramente me encantaria poder leerlo ya que es un tema que me gusta y me apasiona, si lo podéis cambiar o si mas no hacerlo así a partir de ahora os lo agradeceria mucho.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #15 en: Marzo 02, 2010, 07:45:03 pm »
Sorry, lo copie tal cual estaba en el word y salio asi, fallo mio que luego tampoco lo edite XD
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado Aragon

  • Enano Borracho
  • *
  • Mensajes: 56
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #16 en: Marzo 02, 2010, 07:49:08 pm »
Tienes razon perdona nea, vigilare mas la proxima vez. Por cierto cazca me da la impresion de que es un cinico, y tiene una vision de la especie humana poco considerada, se rie de todo los valores humanos de los cuales nos vangloriamos de tnerlos, al menos en el del mensagero y el  ayunador.

Desconectado Phyrus

  • Campeón del Caos
  • *
  • Mensajes: 694
  • Friki Puntos 0
  • Solo los locos tienen fuerza para prosperar.
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #17 en: Marzo 02, 2010, 08:03:34 pm »
Si, si que es un cinico, en ocasiones es incluso sarcastico como en otro que dedica a la sociedad en general y que tambien acabare por incluir, pero esto es solo una parte minuscula de su obra, los escritos que realmente le hicieron grande son La metamorfosis y Carta al padre los cuales si son demasiado largos para postearlos pero si alguien esta interesado en leerselos que me lo diga y se los "prestare"
¿Sangre? No quiero vuestra sangre, puedo tomarla. Lo que pido son almas, solo vosotros podeis entregarme vuestra alma.

Desconectado raist-112

  • Bestigor
  • *
  • Mensajes: 152
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #18 en: Marzo 02, 2010, 08:29:00 pm »
que conste que este "cuento" me cambio la vida en verano.

Este cuento trata sobre un hombre común. Ese hombre era el portero de un prostíbulo.

No había en aquel pueblo un oficio peor conceptuado y peor pagado que el de portero del prostíbulo... Pero ¿qué otra cosa podría hacer aquel hombre?

De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio. En realidad, era su puesto porque su padre había sido el portero de ese prostíbulo y también antes, el padre de su padre. Durante décadas, el prostíbulo se pasaba de padres a hijos y la portería se pasaba de padres a hijos.Un día, el viejo propietario murió y se hizo cargo del prostíbulo un joven con inquietudes, creativo y emprendedor. El joven decidió modernizar el negocio.

Modificó las habitaciones y después citó al personal para darle nuevas instrucciones.

Al portero, le dijo:

- "A partir de hoy, usted, además de estar en la puerta, me va a preparar una planilla semanal. Allí anotará usted la cantidad de parejas que entran día por día. A una de cada cinco, le preguntará cómo fueron atendidas y qué corregirían del lugar. Y una vez por semana, me presentará esa planilla con los comentarios que usted crea convenientes."

El hombre tembló, nunca le había faltado disposición al trabajo pero...

- "Me encantaría satisfacerlo, señor", balbuceó. "Pero yo... yo no sé leer ni escribir."

- "¡Ah! ¡Cuánto lo siento! Como usted comprenderá, yo no puedo pagar a otra persona para que haga estoy y tampoco puedo esperar hasta que usted aprenda a escribir, por lo tanto..."

- "Pero señor, usted no me puede despedir, yo trabajé en esto toda mi vida, también mi padre y mi abuelo..."

No lo dejó terminar.

- "Mire, yo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Lógicamente le vamos a dar una indemnización, esto es, una cantidad de dinero para que tenga hasta que encuentre otra cosa. Así que, los siento. Que tenga suerte."

Y sin más, se dio vuelta y se fue.

El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Nunca había pensado que podría llegar a encontrarse en esa situación. Llegó a su casa, por primera vez, desocupado. ¿Qué hacer?

Recordó que a veces en el prostíbulo cuando se rompía una cama o se arruinaba una pata de un ropero, él, con un martillo y clavos se las ingeniaba para hacer un arreglo sencillo y provisorio. Pensó que esta podría ser una ocupación transitoria hasta que alguien le ofreciera un empleo.

Buscó por toda la casa las herramientas que necesitaba, sólo tenía unos clavos oxidados y una tenaza mellada. Tenía que comprar una caja de herramientas completa. Para eso usaría una parte del dinero que había recibido.

En la esquina de su casa se enteró de que en su pueblo no había una ferretería, y que debería viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. ¿Qué más da? Pensó, y emprendió la marcha. A su regreso, traía una hermosa y completa caja de herramientas. No había terminado de quitarse las botas cuando llamaron a la puerta de su casa. Era su vecino.

- "Vengo a preguntarle si no tiene un martillo para prestarme."

- "Mire, sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar... como me quedé sin empleo..."

- "Bueno, pero yo se lo devolvería mañana bien temprano."

- "Está bien."

A la mañana siguiente, como había prometido, el vecino tocó la puerta.

- "Mire, yo todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende?"

- "No, yo lo necesito para trabajar y además, la ferretería está a dos días de mula."

- "Hagamos un trato", dijo el vecino. "Yo le pagaré a usted los dos días de ida y los dos días de vuelta, más el precio del martillo, total usted está sin trabajar. ¿Qué le parece?"

Realmente, esto le daba un trabajo por cuatro días... Aceptó. Volvió a montar su mula. Al regreso, otro vecino lo esperaba en la puerta de su casa.

- "Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo?"

- "Sí..."

- "Yo necesito unas herramientas, estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje y una pequeña ganancia por cada herramienta. Usted sabe, no todos podemos disponer de cuatro días para nuestras compras."

El ex–portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue..“...No todos disponemos de cuatro días para hacer compras”, recordaba.

Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara a traer herramientas.
En el siguiente viaje decidió que arriesgaría un poco del dinero de la indemnización, trayendo más herramientas que las que había vendido. De paso, podría ahorrar algún tiempo en viajes.

La voz empezó a correrse por el barrio y muchos quisieron evitarse el viaje. Una vez por semana, el ahora corredor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes.

Pronto entendió que si pudiera encontrar un lugar donde almacenar las herramientas, podría ahorrar más viajes y ganar más dinero. Alquiló un galpón. Luego le hizo una entrada más cómodo y algunas semanas después con una vidriera, el galpón se transformó en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su negocio.

Ya no viajaba, de la ferretería del pueblo vecino le enviaban sus pedidos. Él era un buen cliente.Con el tiempo, todos los compradores de pueblos pequeños más lejanos preferían comprar en su ferretería y ganar dos días de marcha.

Un día se le ocurrió que su amigo, el tornero, podría fabricar para él las cabezas de los martillos. Y luego, ¿por qué no? las tenazas... y las pinzas... y los cinceles. Y luego fueron los clavos y los tornillos...

Para no hacer muy largo el cuento, sucedió que en diez años aquel hombre se transformó con honestidad y trabajo en un millonario fabricante de herramientas. El empresario más poderoso de la región. Tan poderoso era, que un año para la fecha de comienzo de las clases, decidió donar a su pueblo una escuela. Allí se enseñarían además de lectoescritura, las artes y los oficios más prácticos de la época.

El intendente y el alcalde organizaron una gran fiesta de inauguración de la escuela y una importante cena de agasajo para su fundador. A los postres, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad y el intendente lo abrazó y le dijo:

- "Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos nos conceda el honor de poner su firma en la primera hoja del libro de actas de la nueva escuela."

- "El honor sería para mí", dijo el hombre. "Creo que nada me gustaría más que firmar allí, pero yo no sé leer ni escribir. Yo soy analfabeto."

- "¿Usted?", dijo el intendente, que no alcanzaba a creerlo.

- "¿Usted no sabe leer ni escribir?¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto ¿qué hubiera hecho si hubiera sabido leer y escribir?"

- "Yo se lo puedo contestar", respondió el hombre con calma. "¡Si yo hubiera sabido leer y escribir... sería portero del prostíbulo!."




esta adaptado por jorge bucay

Desconectado nea

  • Socio
  • Principe Demonio
  • *
  • Mensajes: 2539
  • Friki Puntos 0
Re: Historias reflexivas y frases inolvidables
« Respuesta #19 en: Marzo 02, 2010, 09:26:49 pm »
este cuento lo tengo en el libro, dfe hecho, tengo varios libros de Jorge Bucay, me gusta mucho este señor tanto como psicólogo como persona e incluso un tanto "filósofo",

Dicho cuento, me cambió también la vida y me di cuenta de que se podían hacer muchas cosas si uno se lo propone aunque... también me di cuenta que tuvo suerte, que es un cuento y que a poca gente la vida les viene rodada, aunque sigo pensando que es una historia que me gusta mucho en serio y que sinceramente nunca me canso de leerla.

Ya que estamos aquí va otro también de Jorge Bucay:

EL BUSCADOR

Esta es la historia de un hombre al que yo lo definiría como un buscador…
Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que, necesariamente, sabe qué es lo que está buscando, es simplemente alguien para quien su vida es una búsquedad.
Un día, el buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. El había aprendido a hacer caso riguroso a estas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió.
Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó, a lo lejos, Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadores; la rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada.
…una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto, sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.
El buscador traspasó el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles.
Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor.
Sus ojos eran los de un buscador, y quizás por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción… “Abdul Tareg, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”
Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida.
Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar.
Mirando a su alrededor el hombre se dio cuenta de que la piedra de la lado también tenía una inscripción. Se acercó a leerla, decía: “ Yamir Kalib, vivió 5 años, 8 meses, y 3 semanas”.
El buscador se sintió terriblemente conmocionado.
Este hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba.
Una por una, empezó a leer las lápidas.
Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto.
Pero lo que lo conectó con el espanto, fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los 11 años…
Embargado por un dolor terrible se sentó y se puso a llorar.

El cuidador del cementerio, pasaba por ahí y se acercó.
Lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar.

No, ningún familiar – dijo el buscador - ¿qué pasa con este pueblo?, ¿qué cosa tan terrible hay en este ciudad?. ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar?, ¿cuál es la horrible maldición que pesa sobre este gente, que los ha obligado a construir un cementerio de chicos?!!

El anciano se sonrió y dijo:
- Puede Ud. Serenarse. No hay tal maldición. Lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré…
Cuando un joven cumple quince años sus padres le regalan una libreta, cómo ésta que tengo aquí, colgando del cuello.
Y es tradición entre nosotros que a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: ala izquierda, qué fue lo disfrutado….a la derecha, cuánto tiempo duró el gozo.
Conoció a su novia, y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?, ¿una semana?, ¿dos?, ¿tres semanas y media?...
Y después…la emoción del primer beso, el placer maravilloso del primer beso, ¿Cuánto duró?, ¿el minuto y medio del beso?, ¿dos días?, ¿una semana?...
¿Y el embarazo o el nacimiento del primer hijo…?
¿ y el casamiento de los amigos…?
¿y el viaje más deseado…?
¿ y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano?
¿Cuánto tiempo duró el disfrutar de estas situaciones?...
¿horas?, ¿días?...

Así vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos…cada momento.
Cuando alguien se muere,
es nuestra costumbre,
abrir su libreta
y sumar el tiempo de lo disfrutado,
para escribirlo sobre su tumba,
porque ESE es, para nosotros,
el único y verdadero tiempo VIVIDO.